¡La Inspiradora Historia de Sri Nitay Baba persistiendo en Kriya Yoga y Experimentando Paravastha!

Reminiscencias de Kriya – Esta es una historia de Kriya Yoga interesante e inspiradora sobre Shri Nitay Baba. Averigua cómo se inspiró y persistió en el Sadhana de Kriya y luego en última instancia, el sabor del prasadam del Kriya Yoga de Lahiri Mahasaya – la experiencia bendita de Paravastha o Tranquilidad!

Panchanon Bhattacharya

Habían pasado 45 minutos, y el maestro aún quedaba inmóvil, en un estado sin aliento. El silencio reinaba en aquella habitación mal amueblada, debido a que esa casa – en el suburbio de Howra, Kolkata – estaba destinada únicamente a Sat-sanghas del maestro con sus discípulos. Poco a poco, la gente hacía sus reverencias y salía de la habitación, mientras que otros discípulos alargaban sus piernas y hacían maha-mudra.

¿Cómo es posible permanecer tanto tiempo sin respirar? Sin las distracciones de los sentidos del cuerpo y sin la resistencia de la mente a mantenerse tranquila, el maestro probablemente residía ahora en el Espíritu puro – el Atman – sin ser consciente de ninguna cosa.

¿Cómo pudo el maestro alcanzar tal altura espiritual, sin renunciar a la familia, esposa, hijos, amigos y su propio dharma en el mundo?

¡El camino de Kriya Yoga – enseñado por Sri Lahiri Mahasaya – debía ser realmente genial! ¡Pero qué difícil fue para mí permanecer en este camino!

Mis pensamientos estaban luchando entre sí en una verdadera lucha interna por no entender el significado de Kriya Yoga. Mi mente decía: “¿Cómo podrá un mero ejercicio darme gozo espiritual?”, “Si Dios existe, ¿por qué debo practicar gran cantidad de técnicas”? Si mi salvación depende de su misericordia, por qué no tengo simplemente Sharanagati – la entrega absoluta al Señor? Me reí de mí mismo por estar en la misma situación que Arjuna antes de la batalla de Kurukshetra. ¡Ese era mi Kurukshetra!

Lo que me consoló fue saber que el maestro también tuvo su propio Kurukshetra, cuando era muy joven.

ShriNitayiCharanBandhopadhyaya

– Ve a practicar Kriya Yoga, Nitay! – Ordenó el padre del maestro. Y muy a su pesar el joven se sentaba en el suelo para realizar Kriya Yoga, empezando por los maha-mudras. Sin ningún tipo de emoción, el joven Nitay pensó en su Gurú y mentalmente le ofreció reverencias “Om akhanda-mandalakaram …” Con las piernas cruzadas, luego practicó los kriyas de pranayama. La lengua – resistiendo los intentos de Khecarī – no estaba tranquila dentro de la boca, por no hablar de los pensamientos.

Habían pasado tres años desde que el joven Nitay practicaba esas austeridades… ¡y nada extraordinario había sucedido! Estaba a punto de estallar de impaciencia y descontento.

Pero entonces, en un hermoso día, la energía comenzó a fluir por su columna vertebral y una deliciosa sensación comenzó a inundar su mente. Durante el día, la energía pareció disiparse, pero cuando regresó a la práctica de Kriya, el flujo de energía también volvió a la columna. Fue muy notable cuando la energía entró por la parte posterior del cuello (bulbo raquídeo) e inundó el Ajna y todo el cerebro. A veces la energía fluía tan vigorosamente que parecía a punto de desmayarse, de éxtasis y placer.

Ahora, con el corazón tierno y lleno de fe en las palabras de los Gurús, el joven se inclinó ante su padre, que también era su gurú de Kriya. Su padre también estaba sorprendido por el rápido desarrollo de su hijo y discípulo, y mentalmente se inclinó a su Gurú y a Sri Lahiri Mahasaya.

ShriShyamaCharanLahiriMahasaya

Nitay Nunca más en conflicto con su práctica; por el contrario, ahora estaba siempre dispuesto a volver a esos momentos de intimidad con el Ser interior, Atman. Incluso antes de completar 25 años, Nitay ya practicaba el Cuarto Kriya – en sus diferentes etapas – lo cual se practica en un estado de Kevala Kumbhaka. Su gran maestro le había enseñado este avanzado Kriya justo antes de dejar este mundo.

Poco a poco, mis dudas y preocupaciones se disiparon sin que el maestro dijera una palabra. La mera presencia de él allí, sentado en Kevala Kumbhaka, me ponía en un estado de silencio interior. Por primera vez, sentí el Bhava dulce y cálido en mi corazón y eso me conectó con el Guru Tattva.

Mentalmente, ofrezco mis reverencias al Gurú y a todos los Gurús antes que él, con un agradecimiento especial a Sri Lahiri Mahasaya. Doblo hacia detrás mi lengua torpe en Khecarī mudra, y comienzo a respirar lentamente … Om, om, om … Me di cuenta que Kriya Yoga no es un mero ejercicio físico y mental. Kriya desconecta mi conciencia del cuerpo y la mente, y me hace sentir el Ser Puro. Kriya sucede en el interior del Atman – Sushumna con los seis chakras, prana-kundalini, son todos acogidos por la presencia Atman.

AumGuruPrabhu!

¡Mucho bendiciones, paz y felicidad!


Yogi Prabhuji

 Autor: Yogi Profesor Ramdas Prabhuji, del Linaje de Shri Panchanan del Kriya Yoga de Lahiri Mahasaya.

Spanish Translation Lovingly Contributed by Leandro Lacunza. Big Thanks!


Leave a Comment: